Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

De la cartilla a la vídeo-banca: las tendencias del sector en 2020

  • Contenidos adicionales

Niccolo Auriga

Si tuviésemos que resumir el rumbo que está tomando el sector bancario en este 2020, bastarían dos palabras: gestión digital. El 2020 está siendo un año de intensos cambios en la banca, donde la prioridad es adaptarse con nuevas soluciones en tecnología para favorecer al usuario y ahorrar costes. La banca también necesita mantenerse atractiva para los nuevos clientes: esas generaciones más jóvenes que viven pegadas a un smartphone. Las colas y esperas no tienen cabida en la era de la digitalización y la inmediatez.

Tribuna de opinión de Niccolò Garzelli, vicepresidente senior de ventas de Auriga 

Los ahorros de costes para las firmas medianas y bancos de nuevo formato les permitirán invertir en esta carrera tecnológica. Nuevos paradigmas de gestión con sucursales compartidas o de “marca blanca”, que ya no tienen que soportar la afluencia de antaño. Los usuarios que prefieren el cara a cara, aunque igualmente relevantes, son cada vez menos.

¿Cómo hacer para no quedarse atrás en esta carrera de obstáculos? Como siempre, la clave nos la ofrecen los usuarios y sus necesidades y muchos de ellos buscan soluciones desde casa. Este es uno de los nuevos retos a los que se está enfrentando el sector en el 2020, donde aparecen soluciones como la vídeo-banca, una forma mixta entre la atención personal y la automatizada.

Si la vídeo-banca será una de las nuevas “caras” del sector, la Inteligencia Artificial será la nueva forma. Según la Guía mundial de gasto en sistemas de inteligencia artificial que elabora IDC, durante 2019, a nivel global, se invirtieron más de 5.000 millones de dólares en sistemas de IA, y para 2023 se estima una inversión de hasta 97.7 millones de dólares. En esta carrera para la digitalización bancaria global, 2020 está siendo el año clave en el que se implementan estas nuevas aplicaciones digitales.

Gracias a las nuevas herramientas de la IA o el Cloud para tratar la información, podemos detectar fraudes, usurpaciones de la identidad y otros usos delictivos de la información bancaria. La IA además permite  por ejemplo, la existencia de chatbots y robo-advisors para resolver las consultas de forma ágil. Con toda la industria financiera dirigiéndose hacia una digitalización completa aparecen nuevas necesidades en materia de privacidad, seguridad y gestión del big data. 

Por otro lado el cloud computing, que ya están adoptando un amplio porcentaje de empresas en España -para 2023 esperamos que en nuestro país la inversión llegué a los 2.800 millones- influye directamente en la inversión que en este 2020 está viviendo la ciberseguridad. La carga de información a la nube ya está incurriendo en una reducción de costes para la banca y fomentando la conectividad dentro de las propias organizaciones.

La personalización de los servicios bancarios es el núcleo de toda la adaptación que la banca vive en 2020, donde la digitalización está siendo un factor determinante. Nuevas formas de interacción con el cliente, nuevos servicios personalizados, una mejor gestión de nuestra información y mayor seguridad en todos los procesos… ¿Se puede pedir más?

Niccolò Garzelli, vicepresidente senior de Ventas de Auriga

TAGS Opinión, Banca